El pique del obispo Castro

83

SANTO DOMINGO.-¿Con qué derecho y autoridad puede el gobierno exigir a la gente de los barrios que cumpla el nuevo toque de queda?», cuestionó Monseñor Jesús Castro Marte, uniéndose a los reclamos de una parte de la población que entiende que las disposiciones del gobierno para enfrentar el COVID-19, se aplican con preferencias.

Castro Marte expresó que en atención al bien común y por respeto a los ciudadanos, el gobierno debe evaluar con seriedad las medidas vigentes y proceder a rectificarlas.

«La Iglesia se ha caracterizado por asumir responsablemente todas y cada una de las medidas dispuestas por las autoridades públicas para el control de la pandemia, hasta el punto de cerrar sus templos y suspender las tradicionales celebraciones altagracianas. Sin embargo, como Pastor, debo escuchar la indignación de muchas personas a la vista de la desigualdad que representan las fiestas ajenas a los protocolos sanitarios que tienen lugar en hoteles y otros espacios turísticos y que están circulando en videos. No les falta razón«, dijo el obispo de la Diócesis de Nuestra Señora de la Altagracia en Higüey.

Seguido, cuestionó «¿Con qué derecho y autoridad puede el gobierno exigir a la gente de los barrios que cumpla del nuevo toque de queda? ¿O a los policías que redoblen su esfuerzo en la lucha contra el Covid-19? ¿O al personal sanitario que gestione eficientemente la avalancha de enfermos que previsiblemente va a sobrevenirles cuando regresen a sus hogares quienes han participado en dichas fiestas turísticas?».

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.